¿Qué hacer con las pencas de acelga? ¡Tortilla!

Cada vez que hago la clásica tarta pascualina con hojas de acelga, cebolla rehogada, huevo duro y queso, pienso en el desperdicio de hierro y fibras que es deshechar las pencas (tallos) de la acelga. Generalmente se preparan en forma de milanesas fritas, hirviéndolas previamente y pasándolas por huevo y pan rallado. Sin embargo, como toda milanesa, el proceso me resulta algo tedioso (aunque el resultado, especialmente fritas en una sartén con un poquito de aceite de oliva, es delicioso). Es por ello que el día de hoy quise probar una receta diferente con los tallos de la acelga: tortilla de pencas.

Tortilla de pencas de acelga

Panqueques: una excelente alternativa para los desayunos

Quisiera compartir mi receta para hacer panqueques o crepes. Los panqueques son una gran alternativa para reemplazar las tostadas en los desayunos, ya que no tienen sal ni azúcar agregada. Son muy fáciles de hacer, y en una tanda se pueden preparar suficientes para toda la semana.

Ensalada de hojas verdes, queso azul y hongos

Cuando pensaba en preparar una ensalda, lo único que se me ocurría era lechuga y tomate. A lo sumo alguna variante con cebolla o zanahoria. La clásica ensalda ultraprobada y aburrida. Sin sabor, mucho menos aromas. Pero últimamente, y gracias a las ideas de Lucía, empecé a "ponerle onda" a las ensaladas. Este es otro ejemplo de cómo es posible, con unos pocos ingredientes fuera de lo común, transformar una ensalada insípida en un plato delicioso y suculento.

Cazuela de mariscos

Anoche me animé a preparar por primera vez una cazuela de mariscos. Inspirado por el programa Cocineros Argentinos y con la ayuda de mi libro de cocina española de Joan Coll, me dispuse a la obra. El primer paso, antes de hacer nada y aunque parezca obvio, es aprovisionarse de los alimentos. Y en este caso es de vital importancia conseguir mariscos frescos de buena calidad, ya que la receta varía mucho de acuerdo a qué conseguimos en nuestra pescadería de confianza. Es importante destacar que el calamar es la base de la preparación. Con lo cual, si no lo conseguimos fresco, nuestra cazuela queda automáticamente cancelada.

En esta oportunidad no conseguí camarones ni langostinos pelados, así que tuve que limpiar langostinos enteros por primera vez, algo que resultó muy sencillo para mi sorpresa.

Sin más preámbulo, vamos con la receta paso a paso con fotos. Otra de mis incursiones gastronómico-fotográficas. Espero que les guste.